Reforzar lo público y exigir a lo privado: Las claves de una política económica más justa

por idoiallano

Los bancos, las entidades financieras han llegado a tener una dimensión tal que su caída provocaría una debacle económica. El miedo a esta quiebra hace temblar el pulso a los gobiernos.Las soluciones que se están proponiendo por parte de nuestros gobernantes sobre las pensiones y su sistema de financiación trasladan el coste a generaciones futuras. Confirman la profecía autocumplida, por desgracia, de que nuestros hijos/as vivirán peor que nosotros.  Y  lo que es peor que  los hijos de los que ya viven mal, vivirán aún peor.

La transferencia de fondos fiscales que el conjunto de la ciudadanía estamos donando a estas entidades ahora,  tendrá que ser recuperada según la actual política de intervención  del estado por los jóvenes del presente, los adultos del mañana. Y  está siendo sufrida por los más pobres, al ver recortadas las prestaciones sociales del ya escaso estado de bienestar.

Por eso, por favor,  exijan ustedes que pueden, gobernantes, austeridad a quién deben de exigirla de una vez por todas. Que no les tiemble el pulso para esto, pero que les tiemble para recortar inversiones en educación, investigación y prestaciones sociales.

Referencias:

Stigliz, Joseph: Contra toda esperanza, la esperanza de 2011

Párrafos subrayados del artículo:

“La reacción ante los fallos y el derroche del sector privado que habían causado la crisis, ¡fue la de pedir austeridad al sector público! La consecuencia será, casi con toda seguridad, una recuperación más lenta e incluso una mayor demora antes de que el desempleo baje hasta niveles aceptables”

“Se ha puesto de moda entre los políticos predicar las virtudes del dolor y del sufrimiento, seguramente porque quienes sufren las consecuencias son quienes apenas tienen voz y voto: los pobres y las generaciones futuras. Para poner en marcha la economía, algunos habrán de sufrir un poco, en efecto, pero la cada vez más sesgada distribución de la renta da una idea clara de quiénes serán: aproximadamente, una cuarta parte de toda la renta de Estados Unidos corresponde al 1% superior, mientras que la renta de la mayoría de los americanos es inferior hoy a lo que era hace doce años. Dicho de forma sencilla, la mayoría de los americanos no se beneficiaron de lo que muchos llamaron la “gran moderación”, pero fue, en realidad, la “madre de todas las burbujas”. Así, pues, ¿se debe hacer pagar aún más a víctimas inocentes y a quienes nada ganaron de la falsa prosperidad?”

“Así, pues, esta es mi esperanza para el nuevo año: que dejemos de prestar atención a los supuestos magos financieros que nos metieron en este embrollo -y que ahora piden austeridad y una reestructuración retardada- y empecemos a usar un poco el sentido común. Si tiene que haber sufrimiento, el mayor deben arrostrarlo los responsables de la crisis y quienes más se beneficiaron de la burbuja que la precedió”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: