Las confesiones de Felipe González: La ex-justicia del presidente o el estado del ex-presidente

por idoiallano
“Cada persona posee una inviolabilidad fundada en la justicia que incluso el bienestar de la sociedad en general no puede atropellar. Por esta razón, la justicia niega que la pérdida de la libertad de algunos sea presentada como correcta por el bienestar más grande que comporte a otros”
J Rawls “A Theory of Justice”:

Hemos hablado unos amigos  sobre la reciente y ya comentadísima entrevista a Felipe González , al que algunos/as consideran,  con esa tendencia a exagerar que nos caracteriza,  como “El hombre de estado”, y  estas reflexiones son fruto de esa conversación, por lo que poco es atribuible a mí.

La verdad es que, siendo en parte productores de  la marca “González= Hombre de estado”, las personas que rigen los destinos editoriales de El País,  han colado unas confesiones felipe -agustinianas  entre lo íntimo y lo político, que  siembran la duda sobre lo que el Estado debe o no hacer para defenderse

El estado ha solidificado en el derecho constitucional la justicia que compartimos querámoslo o no. Y en nuestro derecho, la vida digna de cada  ciudadano/a es el límite al  poder del estado. No hay sacrificio que valga.

¿El presidente  decide qué es justo y qué no lo es? No. El presidente acata  lo que la ciudadanía ha decidido que sea justo…y esta decisión no ha sido tomada a la ligera. Son años de historia y convivencia social los que han puesto en el centro de la convivencia el respeto a los derechos fundamentales y humanos.

En el núcleo mismo del pacto social, tan citado ultimamente por nuestra clase dirigente, se encuentra el respeto que el Estado debe a los derechos fundamentales de la ciudadanía que lo compone. Y que se pueda excluir a cualquier ciudadano/a de este respeto no está en las manos del  “presidente”.

La duda de González, legítima por propia,  era radicalmente impropia de una institución del estado, en público y en privado.

Me apuntaba  un amigo en la conversación: “esto ya lo dijo el Tribunal constitucional alemán en una sentencia clásica (el caso Lüth) cuando decía que la razón de anteponer el capítulo de los derechos fundamentales en la Constitución es que se ha querido resaltar la prioridad de los seres humanos y su dignidad frente al poder del Estado. No en vano la Constitución española copio su sistemática de la Ley Fundamental de Bonn. Que no vengan ahora los constitucionalistas a enmendar la constitución con  doctrinas utilitaristas decimonónicas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: