Personas con capacidades diferentes : la sociedad red más accesible

por idoiallano

Repsol ha adjudicado ya la beca La mejor práctica del mundo para una persona con capacidades diferentes.

“La beca tiene una duración de seis meses y cuenta con una remuneración de 1.500 euros mensuales. César Oliver participará en un proyecto de diseño y desarrollo de la nueva generación de aplicaciones corporativas en Web y, especialmente, del portal corporativo www.repsol.com. La finalidad de esta iniciativa es mejorar la accesibilidad y el uso del portal, dotarlo de una nueva imagen corporativa y mejorar su funcionalidad en áreas como la optimización de los cálculos de rutas en la Guía Repsol y la actualización de los datos cartográficos con nuevas herramientas de posicionamiento geográfico”

Si conseguimos dejar aparte el debate sobre la responsabilidad social de las empresas y a quién termina beneficiando más, hay dos cuestiones que me parecen bastante reseñables en la iniciativa.

1ª El lenguaje y terminología: Es raro que las empresas privadas, incluso las pequeñas, artesanas y enredadas,  adopten tan rápido un lenguaje no discriminatorio. En este caso se hace de la diferencia virtud, y las persons no son “con discapacidad” , lo que seguía reflejando una minusvalía, si no con capacidades diferentes. Sí señor=s!!  Cómo las tenemos tod=s,  diferentes!!!! y validas todas ellas. Por qué no?

2. La  apuesta por la supresión de brechas sociales y digitales varias:

a) La primera la del acceso a carreras de telecomunicaciones de personas con diferentes capacidades. Bueno… es que hasta las estadísticas son escasas al respecto!

b) La segunda  la del acceso a la web,  que se pretende paliar con la más directa de las comprobaciones personales, y no sólo con los tests TAW que están muy bien pero que ya sabemos que no son suficientes

c) La tercera la del uso de la web para potenciar las propias características o habilidades y, participar en la mejora de la esfera pública o social, pasando de ser un mero consumidor a ser agente activo. Recordemos la máxima de Amartya Sen: La información devuelve a las personas su condición de agente social activo, las saca de la pasividad, devuelve a las personas la capacidad de funcionar para la consecución del bienestar común

d) Y por último, pero no menos importante,  la  integración laboral de estas personas.

No estaría mal que las administraciones e instituciones públicas nos aplicasemos el cuento, porque la verdad es que no salimos muy airosas de los diferentes informes sobre accesibilidad y usabilidad web :-)

Ver FUNDACIÓN ORANGE. Informe anual sobre el desarrollo de la Sociedad de la Información en España 2010

About these ads
Etiquetas:

6 comentarios to “Personas con capacidades diferentes : la sociedad red más accesible”

  1. Estoy muy de acuerdo en la necesidad de potenciar las iniciativas destinadas a eliminar las barreras que se encuentran las personas con discapacidad. Quienes trabajamos en sistemas de información tenermos que hacer el esfuerzo de pensar en eliminar estas barreras como parte imprescindible de nuestro trabajo.

    Pero esta vez me vas a permitir que disienta del primer punto de una manera absoluta. Creo que se nos está yendo la mano en la utilización de un lenguaje eufemísitco y que en lugar de cambiar la terminología cada dos o tres años, debemos eliminar las connotaciones peyorativas de los términos que mejor describen las características de las personas.

    Una persona ciega será ciega por mucho que la llamemos de otra manera. Y no es que tenga unas capacidades visuales “diferentes”, sino que o no las tiene, o las tiene claramente mermadas respecto a la media. Y eso no es discriminatorio. Es real. Lo que suecede es que eso no tiene por qué significar que sea un peor profesional. Una persona sorda no oye de otra manera. Oye peor. O directamente no oye. Tiene alterada una una función física que entorpece o dificulta sus actividades cotidianas. Y por eso es discapacitado. No capacitado de manera diferente. Hay personas con capacidades diferentes, como los contorsionistas, los neurocirujanos o los que hablan chino. Si sus diferencias son positivas o neutras, son diferentes. Si son negativas, son discapacidades. Y no pasa nada. Conozco a varios discapacitados y no les molesta que les digan discapacitados o minusválidos. Lo que les molesta es que se piense que por tener una minusvalía no están capacitados (en este caso sí se habla de capacidades) para ejercer un trabajo normal y ser útiles a la sociedad. Evidentemente un ciego no será piloto de aviones y un sordo no será cantante de ópera, pero ambos pueden desarrollar la mayoría de los trabajos si pensamos en ellos a la hora de diseñar los sistemas, los edificios y las ciudades.

    Creo que es mejor enforcar los esfuerzos en valorar sus capacidades y no en tratar de enmascarar sus minusvalías. Evitar la discriminación no es hacer como si no existiera, sino aceptarla con naturalidad.

  2. Hola Carlos: Bueno la objeción aunque muy argumentada y cierta en parte, creo que tiene réplica.

    Veamos Si decimos Personas con discapacidad refiriéndonos a un colectivo sin especificar, sí estamos haciendo especial mención de la diferencia en negativo Por eso me parece bien la denominación “con capacidades diferentes! cuando lo queremos usar como usamos el término personas con discapacidad.

    Ahora bien, en el caso de personas con ceguera o sordera que es lo que planteas, estamos concretando y poniendo en valor o haciendo visible una cualidad sin descalificarla. Pero ya no estamos diciendo, en estos últimos ejemplos, personas con discapacidad visual que es lo que yo estoy utilizando normalmente.

    Se trata por tanto de omitir la valoración que va implicita en el lenguaje al referirse a una persona con el prefijo “dis” en un adjetivo calificativo :-)

    Cuando de lenguaje se trata soy partidaria de la corrección hasta sus últimas consecuencias en discursos o escritos de personas de la administración o instituciones públicas, para no dañar y poner en valor positivo a cualquier persona, sí.

    Recuerdo en un artículo la opinión de @antonigr http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1067958. Coincido con él y creo que voy más lejos

  3. Les llames de una manera o de otra, el hecho es que estás agrupando a un conjunto de personas por su menor capacidad de algo. Un conjunto de discapacitados (o de personas con capacidades diferentes, el grupo es el mismo) es un conjunto de personas en las que algunas no ven bien, otras no oyen bien y otras no se pueden mover o lo hacen con dificultad. Lo que les une, lo que forma el grupo es precisamente que tienen un handicap respecto al resto de las personas. Y lo tendrán los llames como los llames.

    Es un eufemismo, es muy bienintencionado, pero en realidad es falso y no creo que ayude. Porque si hay una plaza de aparcamiento reservado para personas con capacidades diferentes, yo no podría reprender a un faquir que la ocupe porque tiene capacidades que desde luego son diferentes. Para discutir con él habría que decirle que, efectivamente tiene capacidades distintas a las del resto de los mortales, pero que las plazas están pensadas, en realidad, para discapacitados.

    La denominación no creo que ayude al colectivo, que es inevitable que sea colectivo por un hecho negativo, como lo sería una asociación de gordos (u obesos) a quienes no llamaríamos, y perdóname la gracieta, pesonas con volúmenes físicos diferentes.

  4. Pues es lo que esas personas http://www.discapnet.es/Castellano/areastematicas/Accesibilidad/accesibilidadcomunicacion/Usonodiscriminatoriodellenguaje/Paginas/default.aspx nos piden :-), y también la Alta comisionada UNHR http://www.ohchr.org/SP/ABOUTUS/Pages/HighCommissioner.aspx
    Y sinceramente creo que ganamos esforzándonos en nuestro lenguaje integrador :-) Al menos hasta que la igualdad sea efectiva. luego podríamos ver si ha merecido la pena :-)

  5. De la guía que referencias: “La cuestión no está en inventar cada vez más y más palabras o crear un lenguaje políticamente correcto para designar el hecho de la discapacidad. Las personas con discapacidad existen, igual que existen mujeres y varones, personas blancas y negras, altas y bajas, adultas, adolescentes, bebés y ancianas,. .. El problema no está en la diversidad, en la existencia de gente diferente, más bien todo lo contrario: la diversidad enriquece. El problema está en la valoración desigual que se hace de la diferencia, lo cual convierte la diferencia en desigualdad.”

    A lo mejor estamos haciendo lo que digo que debemos evitar: quedarnos en las palabras y enmascarar el problema. Sean minusválidos, discapacitados o personas con capacidades diferentes, lo importante y lo que debemos tener en mente en todo momento es que son personas perfectamente capacitadas para desarrollar muchos trabajos (dependiendo, claro está, de su discapacidad), y lo que tenemos que hacer es evitar ponerle trabas y favorecer su integración.

    Creo que la no discriminación de personas sin handicap (discriminación por raza, sexo, religión u orientación sexual, por poner unos ejemplos) se consigue no teniendo en cuenta estos factores. Es decir, sin preguntar si la persona que está haciendo algo es un hombre o una mujer, un negro o un blanco, un rubio, o un aficionado a la fotografía. Con los discapacitados, que sí necesitan una atención especial, hay que tener en cuenta esa discapacidad para evitar sus consecuencias entre todos. Si no aparcamos en las plazas que tienen reservadas o en los pasos de cebra, que es por donde pueden cruzar con una silla de ruedas; si no utilizamos un baño adaptado como almacén y si diponemos de las pertinentes rampas, el discapacitado será completamente autónomo y podrá integrarse con sus compañeros de manera natural. Pero para eso todos tenemos que poner de nuestra parte.

  6. Bueno, estaría de acuerdo con lo que planteas si partiésemos de situaciones reales, sociales o individuales, iguales. Entonces sí que sería discriminar mediante la diferenciación realizada con el lenguaje. No podríamos calificar como diferente a lo que es igual no?

    Pero en estos colectivos que mencionas partimos de situaciones sociohistóricas desiguales y discriminatorias en general. En este caso yo opto por la acción positiva mediante el lenguaje. Es decir, a personas en situaciones desiguales sería ilógico darles el mismo tratamiento porque generaríamos una desigualdad mayor.

    Pues con el lenguaje que actúo sobre estas personas, con el que califico y describo su realidad y mi relación o acción con ellas ( nuestra relación con ellas) quiero reflejar esto que te digo: Un intento de promover y proteger, de ensalzar, de destacar lo positivo de su realidad que no lo es sino en comparación con la nuestra, supuestamente normal, para poder equipararlos y normalizar su situación.

    Por otro lado, es especialmente cierto que las capacidades son diferentes , que no hay discapacidades salvo que se quieran ver como tales por aquellos que se encuentran en una situación de capacidad mejor con respecto a los que no la tienen o la tienen diferente. Son los que ostentan esa supesta situación de poder los que se atreven a graduar la de los demás.

    En este punto sí que expreso un igualitarismo feroz y militante que busca con el lenguaje una discriminación positiva . Lo reconozco :-)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: