Las vides que ayudan a un pueblo se han vuelto a quemar

por idoiallano

Hay vides nobles que estudian ilustres enólogos, y explotan nobles y ricas familias. Y hay vides hermanas de la gente corriente que casi crecen para ayudar a sobrellevar maltrechas economías con grandes dosis de artesanía popular. De estas vides surgen novedades insospechadas, intentos de crear marcas y denominaciones de origen que son en realidad un esfuerzo de supervivencia cultural. Este es el caso de las uvas que se han quemado en La Palma un año más. Desde Fuencaliente a los Montes de Luna, todavía andan los helicópteros recogiendo agua sin descanso para apagar los restos del incendio que ha acabado con estas vides artesanas.

Ayer le escribía a un amigo: Creo que no encontrarás sitio más parecido a Hawai, Japón o Korfú que esta isla. La exuberancia que no se ha quemado es imparable. Donde estamos no hay carreteras, ni coches, solo caminos y senderos, gallos que cantan a todas horas, lagartos, salamandras y moreras.

Flores, sol y mar que antes de irme a la playa de arena más negra que jamás haya visto, me hacen recordar que…la vida es espléndida, ella misma, sin nuestra amarga colaboración.

One Comment to “Las vides que ayudan a un pueblo se han vuelto a quemar”

  1. Una vez alquilé una casa en medio de un mar de vides, con vistas, claro, al océano y con los montañones detrás. En la Villa del Mazo. Se me encoge el corazón al pensar en el fuego.
    Un abrazo nostálgico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: