Los partidos políticos como asociaciones clientelares: Un obstáculo para el cambio social (El Principe Moderno, que diría Gramsci, se ha despistado)

por idoiallano
ALEXIS DE TOCQUEVILLE
Image by drivebybiscuits1 via Flickr

Esta reflexión “Partidos políticos y cambio social: de la política de partidos a la política de las personas. Nuevas fuentes de poder para nuevas instituciones públicas”

se dividirá en cuatro entradas para no hacerla excesivamente larga.

Las cuatro entradas serán

  1. Los partidos políticos como asociaciones clientelares para la consecución de fines o intereses comunes: El voto de intercambio y la relación clientelar como impedimento para articular el cambio o transformación social (El Principe Moderno, que diría Gramsci, se ha hecho un lío)
  2. Los partidos de izquierdas y su anquilosamiento, su incapacidad para liderar los cambios desde los clientelismos que generan las actuales instituciones democráticas representativas
  3. La personalización de la política o la política de las personas
  4. Las nuevas instituciones o los nuevos entornos o espacios democráticos

Y ésta es la primera de ellas

1. LOS PARTIDOS POLÍTICOS COMO ASOCIACIONES CLIENTELARES: EL VOTO DE INTERCAMBIO Y LA RELACIÓN CLIENTELAR COMO IMPEDIMENTO PARA EL CAMBIO SOCIAL (El Principe Moderno, que diría Gramsci, se ha hecho un lío)

Eduardo Virgala Foruria Democracia Interna y derechos de los afiliados de los partidos políticos . Revista Catalana de Dret Public, nº 37, 2008

“Los partidos cada vez están más alejados de la sociedad con sus mecanismos internos de acceso no precisamente democráticos, llegando a la cúspide sólo “ personas que han pasado toda la vida en el partido, con la socialización política adecuada para ascender en la burocracia partidaria, pero sin experiencia directa de lo que ocurre fuera. Citando a Ignacio Sotelo en Albricias un nuevo partido El Pais de 13 de octubre 2007

Discurso de la toma de posesión del presidente Obama de 20 de enero de 2008

“ Lo que no entienden los escépticos es que el terreno que pisan ha cambiado, que las manidas discusiones políticas que nos han consumido durante tanto tiempo ya no sirven. La pregunta que nos hacemos hoy… no es sino nuestro gobierno interviene demasiado o demasiado poco, sino si sirve de algo: si ayuda a las familias a encontrar trabajo con un sueldo decente, una sanidad que puedan pagar, una jubilación digna. En los que la respuesta sea no, los programas se cancelarán. Y los que manejamos el dinero público tendremos que responder de ello-gastar con prudencia, cambiar malos hábitos, y hacer nuestro trabajo a la luz del día-porque sólo entonces podremos restablecer la crucial confianza entre el pueblo y su gobierno”

Tocqueville, en un discurso en la Cámara de los Diputados (el 27 de enero de 1848), <!–[endif]–>

“¿existe algún criterio general que pueda permitir distinguir el interés general del interés particular de éste o aquel grupo, o de la combinación de intereses particulares de grupos que se ponen de acuerdo entre ellos en detrimento de otros? Quien representa intereses particulares tiene siempre un mandato imperativo. ¿Y dónde podemos encontrar un representante que no represente intereses particulares?”

REFLEXIÓN

  1. Los partidos políticos como asociaciones clientelares para la consecución de fines o intereses comunes: El voto de intercambio y la relación clientelar como impedimento para articular el cambio o transformación social

La sociología estudia a menudo los partidos políticos como asociaciones donde las personas participan para la consecución en común de una serie de intereses.Creo que a a todos nos interesa nuestro propio bien. Y por eso votamos, apoyamos participamos de diferentes maneras a opciones partidistas, en las elecciones o fuera de ellas.

Hay, analizados por la sociología, varios tipos de clientelismo:“El clientelismo electoral, clientelismo de partido y clientelismo burocrático. Los intercambios son similares e incluso los actores que los llevan a cabo son los mismos; lo que cambia son los contenidos de los intercambios. En el primer caso se intercambian votos por respuestas eficaces a colectivosclientes; en el segundo, apoyos por apoyos y, en el tercero, recursos públicos por apoyos.”(Corzo Fernández, Susana. El clentelismo político como intercambio, 2002http://www.recercat.net/bitstream/2072/1264/1/ICPS206.pdf)

Cuando estos intercambios son transparentes, son lícitos. Son votos de intercambio válidos y legales dentro del actual sistema sociojurídico partidista y clientelar. Yo os apoyo, os voto si lo que me ofrecéis, proponéis, me resulta útil, a mí, a mi colectivo, o a mi grupo. Es válido tanto en las relaciones internas del partido como las relaciones entre el partido y la ciudadanía.

Si un partido político llega al poder legislativo, y mucho más si llega al ejecutivo y las instituciones en las que estos poderes se materializan , parlamento y gobierno, lo que entrega a cambio del voto son recursos públicos a través de políticas públicas, medidas de apoyo para una vida mejor de ciertos colectivos y grupos.

Incluso en una supuesta e ideal situación de participación ciudadana, la relación clientelar se mantiene en la medida en que las personas, los grupos que participan, pueden ejercer una eventual presión sobre la “agenda política”. La relación clientelar mejora incluso con este tipo de participación, “es más eficaz”, al menos la ciudadanía expresa directamente sus deseos y los partidos y sus miembros responden de modo transparente a los mismos , sin mediaciones no justificadas.

Es decir, gestionan el poder repartiéndolo de un modo vertical y paternalista, los politicos/as modifican, otorgan, atribuyen conforme se pide y participa, satisfaciendo siempre intereses particulares. En tanto no haya una mayor deliberación, un mayor debate para proponer soluciones, una mayor capacidad de todos los implicados en la toma de decisiones para transformar y cambiar teniendo en cuenta tanto los intereses particulares como los generales, el intercambio es una realidad.

¿Qué sucede cuándo surgen nuevas necesidades, nuevos grupos que desean parcelas de ese poder para dar respuesta  aaquellas necesidades emergentes que el poder instituido no ha contemplado? Pues que los que han visto satisfechas las suyas temen perder lo que han conseguido. De este modo el partido se cierra a la innovación para mantener su clientela. ¿Qué sucede cuando son personas ajenas al partido las que reclaman un cambio? ¿Qué sucede cuándo es otro partido, otro movimiento social, el que solicita un cambio social positivo, el que desea experimentar con el poder aportando ideas y novedades radicales?.

En suma, surge el miedo a perder el poder y la capacidad de gestionarlo. Desde ese de momento el poder se convierte en patrimonio, en bien privado y deja de ser dominio público sujeto a experimentación y transformación. Se inmoviliza el cambio, se opta por el centro, por lo que hay. No se experimenta, no se apoya a nuevas personas en el partido, no se innova ni se generan espacios de creación, por miedo a perder la satisfacción conseguida de los propios intereses.

En el debate entre Imaz e Iceta en SociedadRed 2008 los ponentes recordaron, como lo hace Virgala Foruria en Democracia interna y derechos de los afiliados a los partidos políticos,  que en 1998 el PSOE somete a elecciónes primarias la elección del candidato a la presidencia del gobierno. Gana contra todo pronóstico el candidato Borrell en pugna con el candidato de la ejecutiva del partido. El PSOE congela el procedimiento tras asustarse ante la pérdida del poder establecido. Todos los partidos tomaron buena nota de ello y entran en situación de pánico ante personalismos y liderazgos que pretendían transformar lo establecido por el poder instituido.

CONTINUARA……LA PRÓXIMA SEMANA….

FUENTES

Algo no estamos haciendo bien. El País de 30/01/2009

http://www.elpais.com/articulo/pais/vasco/Algo/estamos/haciendo/bien/elpepiesppvs/20090130elpvas_5/Tes/

Corzo Fernández, Susana. El clentelismo político como intercambio, 2002

http://www.recercat.net/bitstream/2072/1264/1/ICPS206.pdf

Wainwright, Hillary. Rethinking political parties, 2009

http://www.tni.org/detail_page.phtml?act_id=17920

George, Susan. We must think big, 2009

http://www.tni.org/detail_page.phtml?act_id=18840

Virgala Foruria. Democracia Interna y derechos de los afiliados de los partidos políticos . Revista Catalana de Dret Public, nº 37, 2008

http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2780980


Reblog this post [with Zemanta]

11 comentarios to “Los partidos políticos como asociaciones clientelares: Un obstáculo para el cambio social (El Principe Moderno, que diría Gramsci, se ha despistado)”

  1. Intersante reflexión. Seguiremos los ´próximos posts y veremos lo que da de si.

  2. Buenos días Txema y gracias por tu ánimo. La verdad es que es una gozada que te respondan.

    En cuanto a lo que dé de sí dependerá de los partidos de izquierda y de sus miembros y miembras para reformarse y reformar teniendo en cuenta las deliberaciones de la ciudadanía. Este es el misterio, nos estamos quedando en una reforma orientada a una “participación” ( y esto se está vendiendo como el colmo del progresismo desde la netocracia, de la reforma y del paternalismo partidista e institucional) cuando quizás en realidad nos interesa la creación de instituciones políticas, con políticos/as sin duda, y con sus ideologías, y personas informadas en la medida de lo posible, mediante la deliberación y entrar en debates comunes para llegar a fines comunes.
    Bueno… ya que estamos dando pasos para incorporar a la ciudadanía no los demos sólo para los que tienen más capital social, más posibilidades, más poder. Seamos capaces de quitarnos la camiseta del partido y ponernos la de el movimiento social o, la persona afectada aunque no sea de los nuestros ni nos vote, e incluso pueda llegar a desbancarnos. Y qué? Esta es la constante tarea del conocimiento político si quiere transformar la realidad social.
    Se acaba de reformar el reglamento del parlamento vasco dónde se garantizan estos derechos subjetivos (y hablo de derechos exigibles) de la ciudadanía en ese reglamento con respecto a la deliberación, la participación, la exigencia de protección del interés general de todos y no sólo de los grupos mayoritarios? Creo que no se recoge
    Jo perdona el rollo
    Y gracias

  3. Idoia, gran trabajo de ordenar ideas y desarrollarlas además, que con tanta prisa muchas veces nos quedamos en la superficie (yo el primero, que conste).

    Los partidos están fuera del sistema, fuera de juego; o al revés, el sistema cada vez más funciona sin tener en cuenta a los partidos. No llegmaos al extremo de Italia, donde el país funciona -mal, pero funciona- mientras una elite se autojustifica en sus partidos.

    Aquí las excepciones a esta dinámica son muy puntuales, coyunturales (esos encuentros de Politika 2.0, esos políticos que de verdad están abiertos a la conversación,…) y para nada estructurales.

    El ejemplo d elas primarias del PSOE es muy bueno; recuerdo también algo incluso con unas primarias o una votación asamblearia en ERC,….

    Son residuos de poder -de qué si no, viendo la lucha interna en el PP, como otros muchos ejemplos que se podrían poner- y el poder nunca es un agente de transformación social.

  4. Los políticos pierden credibilidad a cada momento, hoy mismo tuve que personarme en la defensa de los derechos del hombre (derechos individuales de los vascos con carnet de identidad nacional vasco,emitido por el gobierno vasco y aceptado en distintos países, por el derecho a renovarlo, articulo 15 de los derechos humanos) ya que ningún partido en 30 años les ha defendido.
    No basta ser político y decir que defiende los derechos humanos, la verdad la vemos en la acción.
    Los políticos son en su grande mayoría un malo ejemplo para nuestros hijos.
    Unai

  5. Hola Manu: Ya tenía ganas de responderte en una de estas, que siempre me respondes tú a mí. Pues sí nos organizamos un poco al margen de los partidos pero los presupuestos los manejan ellos. Hace poco le contestaba a Txema en Facebook ( este político es un ejemplo de conversación) que hay que recordar que los grandes cambios en derechos de la ciudadanía de los últimos tiempos los han llevado adelante los movimientos sociales ciudadanos como los verdes-Aarhus, el movimiento obreo de los 70, la lucha por la igualdad de las mujeres de la Plataforma de Beijing. Los partidos en estos casos han ido con retraso pero ha sido necesario que los logros de los movimientos ciudadanos se incorporen al derecho internacional y estatal, y como les gusta decir a algunos a los valores sociales que han propugnado esos movimientos. Se trata de que los partidos no vayan tan por detrás e incluso que no obstaculicen los avances de la ciudadanía

  6. Hola Unai: Yo creo que sí la han perdido y bastante, pero son necesarios las personas que de verdad miren por el interés de todos/as. Ese es el quid de la cuestión.

  7. Idoia, me gusta mucho tu post, pero el tema es tan viejo como el mundo: El clientelismo o como ahora también les gusta denominar lobbing o vete a saber que palabrejo nuevo.

    El clientelismo es una práctica percibida como negativa en la cultura política continental pero la anglosajona lo tiene claro. El otro día teniamos una discusión en un bar de la calle Laurel, que te invito a conocer, sobre si se debe permitir a la financiación de empresas a los partidos políticos como ocurre en el modelo americano. A mi me parecía bien, y casi me crucifican. Vamos a ver como decimos en La Rioja “qué chorra más da” que una tabacalera o una petrolera financie un partido publicamente (así entenderemos la posterior legislación) o que lo haga bajo cuerda como se hace en España.
    Con esto no justifico el clientelismo, pero por lo menos que se clarifique, cuando era becaria precaria, y hacia prácticas en el parlamento descubrí que todo no era tan claro y tan público, había un debate en comisiones y unos trámites preparlamentarios, a los que acudían “clientes” y grupos de presión. !Qué disgusto! y yo que pensaba que con el estatuto de Maura habiamos puesto fin a todo ésto.
    Ahora me preocupa que la ola de “participación” y transparencia se convierta en una nueva forma de participación “elitista” como el clientelismo pero desde una perspectiva más individual. Es decir, que se prime esta forma, y a los que acceden a la comunicación a través de estos medios, que si somos serias y analizamos quienes somos: Titulados superiores, jóvenes, y con “la supervivencia garantizada”. Quedan excluidas grandes capas de la sociedad.

    No me enrollo más, pero si quieres ver historias curiosas del clientelismo, lee sobre las bases del PRI en México.
    Saludos Idoia

  8. Hola Raquel: Eso es precisamente lo que pretendía poner de manifiesto que “la participación ciudadana” puede pasar a formar parte del clientelismo ya existente. Qué habrá para ello que articular modificaciones de comportamientos y organización en los partidos y las instituciones de modo inevitable. Es decir me quedo con esto de tu estupenda reflexión: Ahora me preocupa que la ola de “participación” y transparencia se convierta en una nueva forma de participación “elitista” como el clientelismo pero desde una perspectiva más individual. Es decir, que se prime esta forma, y a los que acceden a la comunicación a través de estos medios, que si somos serias y analizamos quienes somos: Titulados superiores, jóvenes, y con “la supervivencia garantizada”. Quedan excluidas grandes capas de la sociedad. No me enrollo más, pero si quieres ver historias curiosas del clientelismo, lee sobre las bases del PRI en México.

  9. Por otro lado Raquel, Obama, ha tenido que limitar la relación con los lobbyes y su estatuto para dar mayor transparencia. No vamos a repetir errores.
    Además ya digo que el clentelismo es lógico y legal en este sitema político pero que hay que ir más allá si queremos transformar la realidad.

  10. Estoy esperando el siguiente artículo, poca gente tiene el desparpajo de hablar de clientelismo, y de nuevas formas de participación que de democráticas ( demo = pueblo, Kratos= poder) tienen poco.

  11. Yo también sigo con interés la disertación. Esperaré a los cuatro capítulos para dar una opinión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: