Derechos humanos: El derecho a la vida y el derecho a vivirla sin miedo. Los derechos humanos deben de regir cualquier comunidad política

por idoiallano

Una película: La Ola. Es una película sobre los gobiernos totalitarios, sobre cualquier forma de poder refrendada por un grupo que impone sus normas, establecidas por el lider o dictador , al resto . Las normas son asumidas por el grupo de referencia sin crítica, sin cuestionar.

El dictador, el lider dirige y el grupo manda sobre el individuo que deja de existir, es anulado. Dentro del grupo se prima la igualdad como masa, nadie es diferente. Este es el engaño: todos en pelotón, que nadie se desmarque, que todos colaboren. La película se ambienta en Alemania precisamente para hacer más creible un experimento, una historia que ha sucedido realmente y que empezó como una clase sobre la autarquía y los totalitarismos, pero en Palo Alto California. El experimento se fue de las manos y la masa acrítica, el grupo se convirtió en una amenaza para sus integrantes y el resto de las personas que convivían con ellos.

Pero.. ¡cuántas similitudes con situaciones, con realidades que vivimos diariamente y que conseguimos mantener a raya gracias a los derechos que nos asisten y a los valores que se desprenden de la aplicación de esos derechos encontramos en la película!

Un vídeo. Experimento sobre la crueldad en una cárcel

Un libro: Sombras sobre el Hudson. Isaac Bashevis Singer

Una cita: Maldita sea la venganza, y si me matan al más querido de mis hermanos, no quiero venganza, quiero otros seres humanos. (La provincia del hombre. Madrid: Taurus, 1982)

Y una torpe reflexión:

Me llamó el otro día la atención la resignación y la dignidad con que el cuñado de Ignacio Uria hablaba de las increpaciones que simpatizantes de ANV le espetaron cuando no pudo más y rompió a llorar en el Pleno en que se pretendía la condena del asesinato . Comentó,según lo recogido en la prensa tradicional, que ante tal crueldad solo cabía el silencio, y lo duro que este silencio le resultaba.

Esta respuesta me conmovió más que cualquier discurso, cualquier reacción. Explicó en pocas palabras el padecimiento y el punto de vista del que cree en los derechos humanos por encima de todo y que siente claramente que la violencia  merece otras respuestas.

Jamás deberá de estar sólo en su sufrimiento, no deberán de estarlo ni él ni ninguna de las víctimas a las que acompañamos en el duelo, la memoria y la reparación.  Como decía Canetti: Maldita sea la venganza, y si me matan al más querido de mis hermanos, no quiero venganza, quiero otros seres humanos. (La provincia del hombre. Madrid: Taurus, 1982)

Somos el resto los que debemos reaccionar cuando todavía las víctimas no pueden o no quieren hacerlo y… aunque lo hagan.

Sí, tenemos miedo. Tenemos miedo.  Es tremendo reconocerlo. Y hay que repetirlo porque es la reacción mas humana que cabe esperar ante la violencia. El pacto fundacional con el estado consitía en ceder  parte de nuestra libertad para que el estado como forma de organización  nos protegiera y nos garantizara unos mínimos para la subsistencia, más allá de las ideologías, más allá de las religiones más allá de las diferencias. Y éste quiebra una y otra vez ante la violencia.

El contenido mínimo a respetar por cualquier institución, grupo u organización son los derechos humanos y el primero de ellos el respeto a una vida digna.

A partir de aquí todo es discutible y todo negociable, pero no se discuten los derechos. Se discute a partir de ellos: En cualquier grupo, en cualquier institución, en cualquier organización, en las clases escolares y en los grupos google o facebook.

Están recogidos en los textos de derechos humanos y forman parte de nuestro derecho interno también:  Hágamos comunidad de práctica constante desde ellos.

El estado no es el único obligado al respeto de los derechos humanos, todos estamos obligados al respeto de los mismos en nuestras relaciones y esto deberíamos asumirlo como parte del aprendizaje para la vida en comunidad. Debe de ser el pan de cada día en los centros de enseñanza, porque como todo en la vida requieren aprendizaje y práctica.

Como dicen algunos autores, los derechos humanos tienen carácter absoluto. Pero cuando un partícular o grupo de particulares los viola, el Estado, los poderes públicos son  definitivamente responsables. Tanto el Tribunal Europeo de Derechos Humanos como la Corte Interamericana de Derechos humanos han reconocido en diversas sentencias la existencia de los derechos humanos en las relaciones entre particulares y por tanto la obligación del estado de proteger y garantizar los mismos cuando un individuo o grupo vulneran los de cualquier otro . Así lo reconocen  las Sentencias  X and Y v. The Netherlands. Y l a Corte Interamericana de Derechos Humanos, en sentencia del 29 de julio de 1988,:

: “todo menoscabo de los derechos humanos reconocidos en la Convención que pueda ser atribuido, según las reglas del Derecho Internacional, a la acción u omisión de cualquier autoridad pública, constituye un hecho imputable al Estado que compromete su responsabilidad en los términos previstos por la misma Convención“.

Estas premisas han conseguido que el estado se haga responsable de los derechos de las víctimas de la violencia machista y de la violencia terrorista y así se  está asumiendo en el País vasco también.

Pero… las posibles víctimas somos todos y todas.

No basta con modificaciones en la legislación de partidos políticos, ni con  planes de educación para la paz. No basta con llevar escoltas porque van a por los que no la llevan. No basta porque siguen matando, y no es tolerable una vida con miedo y sin libertad.

Del respeto a los derechos humanos somos responsables todos y todas , en cualquier momento y en cualquier situación. Esta es la única conclusión que puedo sacar y sé que con ella no impediré más muertes.

Fuentes

http://e-archivo.uc3m.es/dspace/bitstream/10016/1528/1/DyL-2002-VII-11-Domingo.pdf

http://www.dhcolombia.info/spip.php?article24

One Comment to “Derechos humanos: El derecho a la vida y el derecho a vivirla sin miedo. Los derechos humanos deben de regir cualquier comunidad política”

  1. Valiente y serena, una actitud que te honra, no podemos permanecer impasibles ante lo que nos rodea porque nada se resuelve por el arte de no hacer.
    Los seres humanos no debiamos ser insensibles a la muerte, el sufrimiento, la pobreza, la guerra…. de nuestros semejantes.
    Los débiles no deben sufrir en silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: